Mediación

¿Qué es?

El poder judicial español, define la Mediación como un modelo de solución de conflictos que, mediante la intervención de “terceros” neutral e imparcial, ayuda a dos o más personas a comprender el origen de sus diferencias, a conocer las causas y consecuencias de lo ocurrido, a confrontar sus visiones y a encontrar soluciones para resolver aquéllas. La mediación constituye un cauce complementario de resolución de conflictos. Es una fórmula válida y aceptada en el Estado de Derecho que se ajusta a una nueva concepción de la justicia, al tiempo que constituye una pieza relevante de la modernización de la Administración de Justicia.

¿Cómo lo vemos nosotros?

En Efectiva-Mente, nos gusta definir la mediación como un proceso voluntario, en el que dos o más partes en conflicto, ayudadas por la facilitación que les ofrece un mediador/a neutral e imparcial, deciden comunicarse para resolver sus diferencias alternativamente a la vía judicial, y buscar soluciones a medida de cada caso de manera rápida, confidencial y económica, tanto monetariamente como emocional. De esta manera, las partes se convierten en agentes activos del proceso de negociación, buscando acuerdos “caso único”, es decir, totalmente adecuado a las partes porque son ellas quienes conocen cómo poder dar respuesta a sus necesidades en función de sus intereses.

¿A qué puede aplicarse?

La Mediación puede aplicarse a cualquier situación de conflicto. Por ejemplo, existe la Mediación Familiar, muy utilizada en separaciones y divorcios, también la Intergeneracional, que se centra en buscar soluciones entre padres e hijos, la Comunitaria, diseñada para resolver los problemas tan habituales en las comunidades de vecinos, la Mercantil, especialmente recomendable para los problemas laborales, la Escolar, en donde se enseña a los menores a resolver sus diferencias de forma constructiva, Penal, etc..

¿Cómo podemos ayudarte?

En Efectiva-mente integramos diferentes técnicas para conseguir el bienestar de nuestros pacientes. Nuestro proceso terapéutico es de la forma siguiente:

Primero realizamos las sesiones de evaluación, necesarias en la que analizamos y estructuramos los síntomas que han llevado a consulta.

Después, hacemos una sesión de devolución de información, en la que exponemos nuestro diagnóstico y ofrecemos nuestro planteamiento sobre qué podemos hacer y cuál va a ser el abordaje donde establecemos prioridades en la búsqueda de soluciones a los problemas específicos de cada paciente.

La fase siguiente es la aplicación del tratamiento personalizado. En las sesiones, iremos aplicando distintas técnicas donde conseguimos que los usuarios se sientan mejor y vayan incorporando herramientas de abordaje y resolución autónomos de los problemas que le han llevado a vernos.

La última fase es la de alta y seguimiento. El objetivo final es resolver las dificultades en un periodo concreto, por lo que las sesiones pasarán de ser semanales, quincenales, mensuales o trimestrales en caso de ser necesario.